Artículos

El tratamiento del TDAH
¿Qué intervención psicopedagógica realizamos para mejorar su rendimiento?

El TDAH es el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad que tienen aquellos niños muy inquietos, conocidos por estar siempre en movimiento, incapaces de mantener la atención y controlar sus impulsos en mayor grado que los niños de su misma edad y nivel de desarrollo.

Hoy en día es un trastorno consultado frecuentemente. Las conductas suelen aparecer antes de los siete años y prolongarse durante la infancia, adolescencia y vida adulta. La tasa de prevalencia de la edad escolar está entre un 7-8%.

Se caracteriza principalmente por 3 síntomas fundamentales:

  • INATENCIÓN: incapacidad de los alumnos para mantener focalizada la atención durante periodos duraderos de tiempo y de discernir entre los estímulos relevantes de los irrelevantes. Por ello, solemos atribuir a estos niños adjetivos como: olvidadizos, desorganizados, ensimismados...
  • HIPERACTIVIDAD: incapacidad para ejercer un control elevado de sus procesos motores.
  • IMPULSIVIDAD: dificultad al inhibir conductas como el responder precipitadamente, no respetar el turno, interrumpir...

Estos tres síntomas son los responsables de los problemas escolares debido a que las competencias académicas se relacionan con:

  • Prestar atención y estar concentrado durante periodos prolongados.
  • Permanecer sentado y relativamente quieto gran parte de la jornada escolar.
  • Respetar normas de convivencia y estilo de comportamiento reflexivo.

En el centro estos objetivos se trabajan mediante el repaso escolar y las reeducaciones. En ambas sesiones las estrategias más empleadas para mejorar este trastorno son las mencionadas a continuación:

  • Técnicas de estudio: estrategias de aprendizaje que se realizan mientras se estudian los contenidos escolares, que son deficitarias en este tipo de alumnos ya que requieren: organización, planificación y demora de la gratificación. Algunos de los objetivos son:
  • Mejorar las condiciones de estudio personal
  • Saberse organizar y planificar las tareas, racionalizar horarios personales
  • Optimizar la eficacia lectura (resúmenes, esquemas:...)
  • Aumentar la motivación
  • Mantener la atención en el tiempo de estudio
  • Valorar la importancia del aprendizaje autónomo
  • Saber relacionarse con sus compañeros y respetar las normas
  • Actitud positiva ante el estudio

Contenidos tratados

  • Motivación para el estudio y su planificación
  • Lectura eficaz: cómo subrayar, cómo resumir
  • Estudio eficaz: cómo hacer esquemas, mapas conceptuales, mejorar la memoria y atención

Tareas específicas son:

  • Lectura y comprensión del texto
  • Selección y organización de las ideas principales
  • Elaboración de resúmenes o esquemas
  • Evocación de lo estudiado
  • Mejora de la expresión escrita:
    • Se trabaja la composición escrita: planificación del mensaje, uso de signos de puntuación
    • Reglas de la ortografía
    • Buena presentación (limpia y ordenada)
  • Mejora habilidades lectora:
    • Precisión y fluidez lectora
    • Comprensión lectora
    • Importancia de la lectura

Mejora de habilidades sociales: el objetivo consiste en desarrollar la capacidad del niño de relacionarse adecuadamente con los demás, que supere el retraimiento, canalice la agresividad, aumente la colaboración, incremente la autoestima y la valoración de los demás y mejore la comunicación. La mayoría de los alumnos, presentan dificultades para establecer buenas relaciones con otras personas. De este modo se mejorará las conductas de impulsividad e hiperactividad y los comportamientos desafiantes, causantes del rechazo y aversión entre sus iguales o mayores.

Paralelamente a estas actividades se realizan técnicas de modificación de conducta y técnicas cognitivo conductuales que permiten reforzar las conductas positivas del alumno.

En primer lugar, las Técnicas de modificación de conducta son aplicadas mayoritariamente en niños que cursan educación infantil y primer ciclo de primaria. Ya que los alumnos de estas edades no han adquirido todavía un desarrollo cognitivo suficiente como para aplicar técnicas de autorregulación, si no que necesitan una ayuda o guía externa. Para incrementar la conducta se utiliza la alabanza, el refuerzo… que aplicamos a través de la conocida economía de fichas o como los niños conocen “los gomets”.

En segundo lugar, las Técnicas cognitivo conductuales son especialmente útiles en segundo ciclo de educación primaria, ya que han adquirido un desarrollo madurativo suficiente para autorregular su comportamiento. A través de estas, se les enseña a saber lo que han de hacer para afrontar satisfactoriamente una tarea, para planificarse, saber corregirse y autoevaluarse.

Esta intervención psicopedagógica aporta grandes beneficios a los niños. En primer lugar, mejora la adaptación escolar en los estudiantes con TDAH. Por ejemplo, las técnicas de modificación de conducta promueven la desaparición de las conductas inadecuadas y refuerza las conductas deseadas.

Otro ejemplo seria como influyen positivamente las estrategias cognitivo-conductuales debido a que ayudan a los propios alumnos a controlar por si mismo su conducta.

Otro aspecto favorable es que se inician en el aula del Centro pero pueden generalizarse al resto de contextos, no sólo escolares, si existe la colaboración y la coordinación de los esfuerzos.

Raquel Guerra González
Psicóloga y Educadora del Centre Psicopedagògic Traç

© Centre Psicopedagògic Traç - Aviso legal