Artículos

Síndrome de Asperger

¿Qué es el Síndrome de Asperger?

El Síndrome de Aperger (SA) es el término utilizado para describir la forma más moderada y con mejor nivel de funcionamiento de los trastornos del espectro autista. Está considerado un trastorno neurobiológico en el cual existen disfunciones o desviaciones en tres aspectos básicos del desarrollo:

  • La interacción social
  • La comunicación
  • La flexibilidad cognitiva

El SA se encuentra dentro de los llamados Trastornos Generalizados del Desarrollo (TGD) que se caracterizan por la presencia de perturbaciones en varias áreas del desarrollo: habilidades para la interacción social, habilidades para la comunicación o la presencia de comportamientos, intereses y actividades estereotipados.

El SA es un trastorno muy frecuente, diferentes investigaciones apuntan que afecta a entre 3 y 7 de cada 1000 nacidos vivos, además tiene mayor incidencia en niños que en niñas.

Este síndrome ha sido recientemente reconocido por la comunidad científica (1994 - Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, cuarta edición. DSM-IV), lo cual hace que sea aun desconocido entre muchos profesionales y la población en general.

El SA comienza a manifestarse alrededor del tercer año de vida del niño/a, o en ocasiones a una edad más avanzada. Su desarrollo lingüístico, en cuanto a grámatica y sintaxis se refiere, es adecuado y con frecuencia avanzado para su edad y nivel de desarrollo. Existen deficiencias graves con respecto al uso social del lenguaje (pragmática), retraso en el desarrollo motor, acompañado a menudo de torpeza en la coordinación motriz. El SA destaca por ser un trastorno con marcada incapacidad para la reciprocidad social y emocional, con dificultades para captar, entender, procesar y expresar la comunicación no-verbal.

La persona con SA también se caracteriza por llevar a cabo comportamientos repetitivos y estereotipados, con intereses obsesivos de naturaleza idiosincrásica, marcada obsesión por temas e intereses concretos, además tienen una gama limitada de intereses.

Relacionado con la dificultad en el uso del lenguaje con fines comunicativos aparece ligada otra dificultad característica de los niños con SA: no interpretan el lenguaje no-verbal, tienen clara imposibilidad de entender el lenguaje gestual. No interpretan entrelíneas ni segundas intenciones, no captan las ironias, los chistes o los dobles sentidos, lo cual los convierte en personas que solo captan el sentido literal de las frases.

Teniendo en cuenta que en el lenguaje comunicativo de un mensaje, el 7% de la información la obtenemos de las palabras, entre el 20% y el 30% del tono de voz y entre el 60% y el 80% del lenguaje corporal, queda claro que el 93% del mensaje es comunicación no-verbal. De esta forma se puede llegar a entender las claras dificultades en la interacción social que caracterizan a las personas con Síndrome de Asperger.

Finalmente, me parece importante mencionar que el SA tiene un pronóstico positivo y las personas que lo padecen tienen altas posibilidades de integración en la sociedad.

Características

  • A menudo, sin conciencia de los sentimientos e intenciones de otros.
  • Dificultades para llevar a cabo y mantener el ritmo normal de una conversación.
  • Interrupción, dificultades en la regulación y el respeto de turnos.
  • El lenguaje puede semejarse más al de una persona adulta que al de un niño, por ser extremadamente formal y concreto.
  • Se alteran con cambios de rutinas y sorpresas inesperadas.
  • Comprensión literal del lenguaje.
  • Fijación en un tema u objeto, por el que puede llegar a ser experto.
  • Físicamente torpe en deporte
  • Incapacidad para hacer o mantener amigos de su misma edad.

La mayoría de niños con SA tienen una inteligencia normal y a menudo superior a la media, presentan un estilo cognitivo distinto, su pensamiento es lógico, concreto e hiperrealista. Lo cual les convierte en personas con una discapacidad a menudo no evidente, por ello también se conoce este trastorno como el “síndrome invisible”. Aunque el Coeficiente Intelectual (CI) puede ser normal, superior y en pocos casos inferior, los niños con SA acostumbran a tener un desarrollo generalmente superior del CI Verbal frente al CI Manipulativo, especialmente en los niños con CI global inferior a 85.

Por el hecho de conservar una inteligencia media o superior a la media, tener un vocabulario formal, rico y a veces más parecido al de un adulto, hace pensar a muchos padres con hijos en edades preescolares, que sus hijos son superdotados. Conforme los niños van creciendo son más evidentes los rasgos típicos del trastorno.

Listado de señales

La siguiente lista es a nivel informativo, lo cual no quiere decir que todos aquellos niños con SA deban presentar todas y cada una de las señales aquí presentes.

  • Habla pedante con un lenguaje rebuscado.
  • Dificultades en el uso del lenguaje.
  • Habla repetitiva.
  • Voz sin entonación y poco emotiva.
  • Conversaciones fijadas sobre sí mismo y sobre un tema concreto.
  • Dificultad en la toma de turnos.
  • Habitualmente verbalizan sus pensamientos.
  • Dificultades en la expresión no-verbal: uso de gestos, mirada, distancia corporal…
  • Descrito a menudo como excentrico (el raro en clase o en el colegio, el raro entre los hermanos, los primos...).

Es necesario una valoración realizada por profesionales especialistas para un diagnóstico completo y un tratamiento eficaz.

Causas del Síndrome de Asperger

Las causas de este síndrome aunque biológicas son también multicausal, estando implicados aspectos como anormalidades en la estructura del cerebro, alteraciones en los neurotransmisores y una base genética cada vez más evidente en diferentes investigaciones.

El cuadro diagnóstico del SA puede ir asociado con cuadros de otras alteraciones como hiperactividad, déficit de atención, obsesiones, compulsiones...

Cuando el SA no es diagnosticado ni tratado adecuadamente, el niño corre el riesgo de presentar problemas como disfunción en su capacidad de aprendizaje, problemas emocionales, trastornos de conducta, dificultades familiares y/o sociales...

Tratamiento del Síndrome de Asperger

El tratamiento del SA pasa por ayudar a las familias mediante formación y apoyo, dando énfasis a aspectos comunicativos ampliando el repertorio de funciones, trabajando la reciprocidad…, pero el aspecto más importante es el trabajo con el niño con profesionales cualificados y especializados:

  • Desarrollando aspectos sociales como la imitación, la atención conjunta, la toma de turnos, la responsabilidad social, el juego cooperativo...
  • Reduciendo los problemas de conducta.
  • Fomentando la autonomía.
  • Enseñando formas adecuadas de comunicación.

El tratamiento también debe contar con asesoramiento a profesores y tutores de escuela.
Estos aspectos pueden ser fundamentales aunque es necesario realizar programas individuales en función de la evaluación de cada niño.

Sugerencias para padres

  • Es importante mantener el contacto visual, mirar a los ojos e intentar que el niño nos mire también a nosotros.
  • Es necesario establecer prioridades, listas de objetivos; no querer hacerlo todo a la vez.
  • Mantener y fomentar orden en el ambiente, ya sea en una mesa de juegos, en la mesa para comer, en el aula de estudio, en clase...
  • Evitar “tiempos muertos”.
  • Establecer órdenes concisas, claras y breves.
  • Marcar objetivos alcanzables, realistas, accesibles para el niño.
  • Aumentar el grado de dificultad progresivamente en las tareas.
  • No utilizar el castigo de forma sistemática.
  • Reforzar positivamente las conductas del niño con comentarios positivos (felicitar, aplaudir, premiar…).
  • Ante comportamientos de riesgo es necesario parar al niño físicamente y enseñar y potenciar la utilización de conductas alternativas.
  • Familiarizar con hábitos de autonomía empezando con pequeñas tareas domésticas en casa.

Padres, niños, profesores y personal especializado (psicólogos, pedagogos, terapeutas…) deben trabajar en estrecha colaboración, desarrollando un plan de actuación adecuado a las necesidades y capacidades del niño con el fin de generalizar las adquisiciones de este.

Ruth Sánchez Reina
Psicóloga y Educadora del Centre Psicopedagògic Traç

© Centre Psicopedagògic Traç - Aviso legal